Sobre mí

Soy una mezcla entre programador y artista gráfico-escénico (lo de escénico es porque también soy actor aficionado y puede que me veas en cualquier escenario haciendo papeles absurdos). El plus teatral me permite apreciar el valor de las historias también para la venta.

Cuando me licencié en Periodismo en 1995, nunca pensé que terminaría programando para web, pero reconozco que tengo esa doble afición por lo técnico y lo artístico. Y además el periodismo ayuda a comunicar y a hacerlo con eficacia.

He sido muy viajero y he perdido la cuenta de las veces que me he mudado de casa: Madrid, Santander, Lanzarote, Las Palmas de Gran Canaria, Los Ángeles, Estrasburgo o Manchester han sido, por meses o años, lugares de residencia. Viajar es enriquecerse y mis horizontes siempre han estado en plena expansión. Ahora estoy encantado en mi Valladolid natal. La tierruca.

En mí encontrarás a alguien de confianza aunque, como buen vallisoletano, costará un rato que me ría abiertamente.

Me gusta ir al grano y soy metódico hasta donde me deja mi artista interior. En Inglaterra trabajé para una empresa de comercio electrónico, de la que me traje, un inglés muy «posh», mucha experiencia y los nervios a prueba de acero para manejar cuentas de cientos de miles de libras de facturación.

Entre mis virtudes como profesional: nunca pierdo de vista el objetivo final, y no me dejo dominar por las modas. Hay cosas que han funcionado siempre y siguen haciéndolo, pero hay que estar abierto a las nuevas tendencias, sobre todo si se demuestra su eficacia, en un ecosistema Web en constante transformación.

Trabajo solo para un número limitado de clientes (así lo prefiero) pero tengo mis colaboradores habituales, otros diseñadores y agencias que completan lo que no pueda hacer yo con suficiente solvencia y tiempo. La comunicación web es muy amplia, y no se puede saber todo de todo, pero sí quién trabaja bien y quién no tanto. Eso es la experiencia del medio siglo recién cumplido.

Te hablaré con total claridad y dejaremos los tecnicismos para los expertos. ¡Te prometo que no soy el típico programador, si es que eso existe! Tu web estará en muy buenas manos.

¡Súbete a bordo y encontraremos el sendero hacia tus clientes ideales!